5 ene. 2012

Ella Jamás Se Equivocó


Era de noche y contemplaba el cielo tumbada en el suelo, la brisa fresca jugaba con su camiseta haciéndola tiritar ,y mientras, ella suspiraba con pesar. Le habían prometido cada estrella del cielo, cada uno de esos diminutos puntos de luz en el firmamento que suelen cumplir deseos según dicen… y sin embargo había recibido a cambio la mayor de las traiciones; no sabía en que dirección giraba el mundo ni cual era el mejor camino para escoger a partir de ahora, tan solo era consciente del dolor que sentía en su interior. A partir de ahora comenzaba la mayor lucha de todas…la que debería librar consigo misma, debía resistir el dolor que sentiría al mirarle y serle indiferente, al no mostrar ningún sentimiento hacia él a pesar de que las sensaciones estuvieran pidiendo a gritos salir; quizá era la hora de terminar con todo aquello que tanto había protegido, terminar con su corazón y sus recuerdos, con cualquier ápice que fuera capaz de destruirla y así comenzar a partir de lo que tuvo un día final, alejarse poco a poco sin mirar atrás y estando satisfecha de que no fue ella quien se equivocó.

3 comentarios:

  1. Me encanta esta entradaaa TOCAYAAA¡
    http://posibleesloimposible.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Me encanta *¬* ¿Lo has escrito tú? :D

    ResponderEliminar